Inscripciones abiertas!
Artículo
Artículo
Artículo
El cantante Rafael de Jesús Díaz, hermano de Martín Elìas.
7:58 pm. Viernes 13 de Abril de 2018
“Martín Elías era quien llevaba la bandera de la tribu”: Rafael de Jesús Díaz
7:58 pm. Viernes 13 de Abril de 2018
https://www.youtube.com/embed/X3QbwjMEn5E?rel=0
En Barranquilla su hermano lo recordó a un año de su fallecimiento.

Después de un año de no aceptar entrevistas con medios de comunicación para hablar de la dolorosa pérdida de su hermano, el cantante vallenato, Rafael De Jesús Díaz, entregó un conmovedor testimonio sobre las vivencias al lado del Gran Martín Elías.

“Dios sabe cómo hace las cosas y hasta ahora es que  puedo entender que Martín fue un ángel, porque con Martín todo era bueno. Tu no veías a Martín cogiendo rabia o peleando porque siempre fue único y especial”, dijo a Zona Cero, el cantante.

El cantante Rafael de Jesús Díaz, hermano de Martín Elìas.

A pesar de ser una familia numerosa destacó que en su hogar era siempre fueron unidos.

“Esas historias son ciertas, que Martín se encerraba en su cuarto a cantar, que cortaba con unas tijeras las libretas y hacía billetes de papel, porque él quería tener plata, para después salir del cuarto, sudado, luego de hacer su concierto. Entonces comenzaba a regalarnos billetes de papel a todos, a su mamá y a todo el que estuviera allí. Eso mismo hacía en adultez y esas mismas cosas que Martín hacía de pequeño las replicaba de grande”, recordó.

Martín y Rafael De Jesús comenzaron sus carreras musicales al mismo tiempo con la agrupación que conformó su tío Elder Díaz.

“Dios fue el dueño del talento de Martín. Él era especial, sencillo, tenía todo y no tenía nada y él nunca imaginó lo que representó y tal vez ése era su éxito, el no despegar los pies de la tierra. No es porque sea su hermano sino porque era una persona excepcional. Martín era así en la vida real y no solo con sus seguidores era así. Noble, buena gente, preocupado, dado a las personas y así era él”.

Martín Elìas y Rafael de Jesús.

Martín Elías era tan unido a Rafael De Jesús que fue el padrino de su matrimonio y el padrino de bautizo de su primera hija Luzkary. “Fue una hermandad que duró toda una vida”.

Su hermano también describió que su evolución musical como artista comenzó desde sus tempranos 10 años, pero que se reflejó “en pocos años de éxitos que fueron rotundos. A los 10 años él sabía que quería para su vida, un triunfo que alcanzó con perseverancia, constancia y al tener una meta segura. Porque encerrarse en un cuarto dos, tres, cuatro horas a cantar solo, no es fácil para conquistar a todos esos fanáticos. Por eso se murió feliz con lo que estaba haciendo y tenía todo lo que había soñado desde niño”.

Martín Elías y Barranquilla

Los dos hermanos, viviendo en Barranquilla compartieron muchos momentos juntos. Tanto familiares como profesionales.

“Martín siempre vivió enamorado de Barranquilla porque es una ciudad que acoge y vivíamos en constante comunicación. Hablábamos siempre de música y cuando conversábamos siempre terminábamos hablando de mi papá y eso hacíamos”.

De su vida cotidiana, Rafael De Jesús recordó sus célebres disputas con el fútbol.

“Las rabias que podía coger Martín era que el Barcelona ganara o que el Real Madrid perdiera. Cocinábamos juntos, hacíamos hamburguesas, me pedía favores porque era mucha la confianza que existía entre ambos”.

Reiteró que el joven cantante fue un integrante indispensable en la dinastía Díaz. “Aquí la bandera de nuestra tribu la tenía Martín, de todos, que somos muchos como hijos del Cacique”, subrayó.

Rafael de Jesús y Martín Elìas.

Eventos premonitorios

Rafael evocó varios momentos claves antes de la muerte de Martín, que él considera que se dieron en “extrañas” circunstancias de la vida.

“Llegó el día antes de irse de gira para Estados Unidos, un mes y medio antes de su partida. Eran las 10 de la noche y el pasaje podía costar una millonada y Martín baja de donde estamos comiendo se monta al carro, pero se baja otra vez y me dice “vamos” y mi esposa estaba embarazada de la última niña Rafaela y le dije que no podía ir porque seguro mi mujer iba a dar a luz. Martin se acercó y me dio el mejor abrazo que me estrechó en toda la vida. Yo se lo dije ese día a mi esposa “Martín nunca me había abrazado de esa forma". Cuento este momento porque si Dios me diera la oportunidad de devolver el tiempo lo haría. Dios me dijo “acompáñalo” un mes antes de que pasó”.

En medio de lágrimas, Rafael De Jesús revivió los duros momentos que pasó hace un año, aquel 14 de abril cuando Martín se accidentó en las carreteras de Sucre.

“Ese día hablé con él como la una de la madrugada y estábamos hablando de un clásico porque él era hincha del Madrid y yo soy del Barcelona y esa fue la última conversación que tuve con Martín y teníamos como un mes de no vernos, pero hablábamos a diario”.

Sin embargo, la noche del suceso en la casa de Rafael, su familia no pudo dormir con tranquilidad.

 “A medida que va pasando la vida te vas dando cuenta de que las cosas tienen un por qué. Esa noche mi hija, Rafaela tenía nueve días de nacida. Por mi diario vivir del trasnocho no me duermo muy temprano como a las 2 de la madrugada y ese día, la niña que había dormido plácidamente, sus primeras noches, esa noche no durmió, nos dormimos como a las cinco de la mañana. A las seis y media de la mañana yo siento que suenan los celulares, los teléfonos y sentía el cuchicheo de mi esposa y yo decía ¿qué es lo que está pasando? y no me imaginaba que era algo conmigo y mi esposa entra y me dice: “mi amor Martín se estrelló” y me dijeron báñate y ve a acompañar a Martín. Yo me entero de la muerte de Martín cuando vamos en el carro y llaman al que va manejando y se pone a llorar”.

Rafael de Jesús Díaz en su residencia.

Pese a todas las noticias que le llegaron a Rafael, su hermano siempre se negó a aceptar la muerte del ídolo.

“Llegué a la clínica en Sincelejo y pensaba que eso no podía estar pasando. Como un niño creía que él se iba a levantar que lo iban a estar reviviendo. Aun cuando lo van a montar en la carroza fúnebre, yo no creía que se había muerto, no sé si era el mismo miedo a aceptar esa pérdida. Yo hasta donde vi que cerraron donde metieron a Martín en el cementerio Valledupar, lloraba y entendí que no lo iba a ver más”, narró Rafael, conteniendo las lágrimas.

Del legado que dejó Martín, su hermano aseguró que será imborrable en el folclor vallenato. “A nosotros nunca nos van a dejar de ver cómo los hijos de Diomedes y de allí parten nuestros nombres y eso él lo dijo en un CD: “Martín dejó la huella y bien dejá”. Martín Elías será por siempre y no habrá quien lo reemplace porque marcó y sus seguidores reconocen que fue único. Martín se hizo grande por sus ganas”, concluyó.

Rafael De Jesús Díaz ha convocado en redes sociales a una misa por el alma del artista, que se llevará a cabo en la Parroquia San Laura, en el Centro Empresarial Hilton Garden, este sábado 14 de abril a las 5 de la tarde en Barranquilla.

 title=
Artículo
Artículo
Artículo
CIID
Artículo
Triple A
Alcaldía de Barranquilla