Universidad Metropolitana
La excongresista Aida Merlano.
8:08 pm. Martes 01 de Octubre de 2019
La primera condenada por compra de votos se voló a menos de un mes de las elecciones
8:08 pm. Martes 01 de Octubre de 2019
Inpec dice que se cumplió "el protocolo" para el riesgo que significaba la excongresista.

Colombia es un país único por los hechos insólitos que ocurren a diario. Así quedó evidenciado este martes con la fuga de la excongresista Aida Merlano, cuando llegaba a una cita odontológica, en el norte de Bogotá, hecho que además parece un episodio sacado de una película. 

La noticia fue confirmada por el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, que develó falencias, ineficiencia y negligencia, a pesar de que según dijo el general William Ruíz, Director de la institución, "se cumplieron con los protocolos del caso" por la condición de peligrosidad que representaba la líder conservadora del departamento del Atlántico.

Se reveló que un guardián conduciendo el vehículo del Inpec y otra mujer guardiana acompañándola en el consultorio, hacían parte de ese protocolo. Indicó el coronel Ruíz que el oodontólogo que iba a atender a Aida Merlano le ordenó a la guardiana salir del consultorio y esperar afuera.

El consultorio está ubicado en la carrera 7 con calle 119, en el norte de Bogotá.

Allí tras la fuga de Aida Merlano, la guardiana del Inpec encontró la soga roja con la que bajó para alcanzar la calle.

El consultorio

Lo cierto es que una condenada a 15 años de prisión, por compra de votos, se le voló de la manera más infame a las autoridades, a menos de un mes de las elecciones locales.

Aida Merlano se fugó con un motociclista que llevaba una maleta de las que usan los domiciliarios de la empresa Rappi, otra 'perlita' más para esta tragicomedia colombiana.

Aida Merlano estaba recluida en la cárcel El Buen Pastor de Bogotá. Era una de las reclusas VIP, es decir, estaba en el patio de mejor reputación junto a otros personajes de reconocimiento nacional.

La mujer, quien fue Representante a la Cámara por Atlántico, fue protagonista de uno de los escándalos de corrupción más sonados en la historia de nuestro país.

Media hora después de que se acabaran las elecciones al Congreso de la República, en marzo de 2018, las autoridades irrumpieron en una vivienda ubicada al norte de la ciudad.

Era la 'Casa Blanca', el comando político de Aida Merlano. Hallaron allí más de 200 millones de pesos, armas, listas de personas y cédulas. Además, capturaron a cinco personas. El dinero estaba ubicado en una bañera

También incautaron las cámaras de seguridad que terminaron dando pruebas a la Fiscalía General de la Nación, ente acusador que la reveló con el paso del tiempo.

A esa casa llegaban los votantes, a quienes compraron el voto más de $50 mil pesos. También Aida Merlano tenía reuniones con sus líderes de barrios. Incluso a uno, le dijo que no le servían los $600 millones que le envió el empresario barranquillero Julio Gerlein Echverría. Necesitaba más dinero.

La Fiscalía reveló que esta investigación era nauseabunda, pues usaron miles de millones de pesos para efectuar una organización de compra de votos que hasta usó un sistema electrónico bidimensional para sincronizar los votantes comprados.

Aida Merlano después fue capturada y procesada por la Fiscalía, Procuraduría y la Corte Suprema de Justicia, tribunal que la terminó condenando a 15 años de prisión.

La excongresista en septiembre de 2018, tras ingerir varias pastillas juntas, en un intento de suicidio; también protagonizó una pelea en la cárcel con Blanca Jazmín Becerra, cerebro de uno de los desfalcos más grandes a la DIAN. Contienda de reclusas 'VIP' de ese penal. 

El país está incendiado con las próximas elecciones que se le avecinan. Candidatos muertos y amenazados, riesgo de trashumancia electoral desbordado y la compra de votos en caliente. 

Ese último delito fue el que llevó a Aida Merlano hasta la cárcel y que curioso, hoy se voló de la justicia a un mes de las próximas elecciones. ¡Una fuga bastante fácil y planeada!
 

Universidad Simón Bolivar
Artículo
Universidad libre
Triple A
San Antonio