11:04 am. Martes 04 de Agosto de 2020
Opinión
11:04 am. Martes 04 de Agosto de 2020

Carlos Merlo es un nombre que para muchas personas que me leen, si no es que todas, no significa nada. Pero para quienes tienen medianamente conocimientos sobre política electoral latinoamericana, sabemos que este personaje es sinónimo de las prácticas más nefastas que existen dentro del campo del marketing político. Este mexicano dueño de centenares de portales de comunicación (sí, aproximadamente 1000) es capaz de crear una noticia falsa, reproducirla, y manipular reputaciones a su antojo. 

Esto que les cuento parece una serie barata de Netflix, un thriller político, pero no lo es. Es la realidad. En Colombia y en varios países sudamericanos no existe una legislación acerca de quiénes pueden acceder a la compra de una simcard, mucho menos de cuántas podemos comprar por persona. Este tremendo vacío, hace que mentes perversas bajo el anonimato de un número telefónico, puedan crear cadenas falsas sobre cualquier tema. Merlo, en un documental, él mismo se jactaba de comprar 500 cuentas móviles a la semana, así las utilizaba de manera desechable y se hacía imposible de rastrear. 

Las normativas que existen en la actualidad son muy flexibles, fáciles de burlar. Si no me cree, usted mismo puede intentarlo, vaya a comprar 15 líneas telefónicas prepago; le garantizo, no tendrá ningún problema y hasta barato es. La democracia hoy pasa por el terreno de lo virtual en gran medida, y mientras ninguno de nuestros congresistas pose su mirada en los huecos legislativos que hay al respecto, será muy difícil controlar el daño que los terroristas virtuales hacen. 

Y es que en Colombia no hay que tener un andamiaje como el de Cambridge Analytica en Reino Unido para propagar mentiras en las redes sociales. Aquí basta con comprar masivamente líneas y después deshacerse de los plásticos habiendo utilizado un VPN. Las víctimas tanto en política como en otros ámbitos cada vez aumentan más, va entonces siendo hora que nuestros legisladores debatan sobre los nuevos problemas que están surgiendo con el avance de las telecomunicaciones… 

 

 

 

 

Comentarios