Universidad Metropolitana
5:00 am. Viernes 03 de Abril de 2020
Opinión
5:00 am. Viernes 03 de Abril de 2020

No podríamos afirmar si sea este el momento más crítico que en su historia haya padecido el deporte colombiano y mas particularmente el fútbol profesional que día a día, de lunes a domingo se ha constituido en el gran paliativo distractor  de los tantos problemas que aquejan al país.

Desde que se creó el balompié rentado en 1948 varios han sido los momentos en que la organización bajo la dirección de la División Mayor-Dimayor- ha debido soportar dificultades económicas, pero más referidos a los clubes afiliados. Ejemplos son muchos desde la década de los cincuenta, con equipos como el Junior que debió abandonar la competencia en 1953, igual que el Sporting también de Barranquilla. Pero otros como el Unión, el Medellín y todos los que fueron fundadores de Dimayor, a excepción de Millonarios, Santa Fe y Nacional que han participado en todos los campeonatos,  han padecido situaciones complicadas por falta de recursos económicos que los han llevado a abandonar los torneos.

Al margen de todo esto, quizás en la Dimayor no se hubiera nunca llegado a imaginar una crítica situación como la que se está padeciendo por el “bendito Covid-19” que al principio se creyó ajeno a nuestro país. La cruda realidad nos mostró que no somos, como no lo son los países del mundo marginados de la pandemia mortal que se pensaba estaba reservada a países asiáticos como la China. No bien terminada la octava fecha de este primer semestre se dio la orden de suspender el torneo. Suspensión que hasta el presente no se sabe con exactitud cuando expirará. O si se hará necesario cancelar definitivamente el certamen  de medio año y posiblemente hasta culminar este 2020.

Lo que es inocultable es que la suspensión del fútbol ha dejado en “bancarrota” a casi todos los clubes. A tal punto que los equipos colombianos, igual como sucede en Europa y demás, están haciendo acuerdos temporales de pago con  futbolistas y empleados con recortes salariales de hasta el 50 por ciento de los valores de los contratos. El Independiente Medellín acordó con sus jugadores el pago de solo el 40 por ciento de los salarios para quienes ganen más de 30 millones de pesos mensuales, dejando el cien por ciento a empleados, trabajadores y futbolistas que devenguen hasta solo 10 millones de pesos.

El equipo Jaguares, de Montería decidió cancelar contratos a medio plantel reduciendo su plantilla a solo 13 jugadores. Inclusive clubes de mayor poder económico como Nacional, Deportivo Cali, Millonarios, América y el Junior están programando acuerdos con sus jugadores para disminuir porcentualmente y en gran significado el pago de sus contratos. Se cree que los demás clubes participantes en el torneo actual deberán tomar medidas similares.

Y en medio de toda la crisis, la Dimayor parece estará cruzando su peor momento. El presidente del organismo Jorge Enrique Vélez ha solicitado al gobierno del Presidente Iván Duque una mano de apoyo permitiendo créditos enormes para poder subsistir y solventar dificultades monetarias. Lo curioso de esto es que el mismo directivo Vélez hace poco más de dos meses, cuando se anunció el cobro por ver en el canal Premium  o Win Sport + la suma de 30 mil pesos por suscriptor, desatendió el llamado que el Presidente Duque le hizo para que desistieran del pago para ver los partidos del fútbol colombiano.

“Me avisan a donde les hago llegar la factura. Si quieren ver fútbol tienen que pagar”, fue la respuesta del alto dirigente futbolero de la Dimayor. Caso paradójico para quien desatendió la petición del Presidente para ahora extender la mano pidiendo limosna para la empresa que dirige.

Lluvia de críticas y comentarios descalificadores ha recibido Jorge Enrique Vélez de parte de la prensa deportiva, entre  los cuales Iván Mejía Álvarez quien lo calificó de fanfarrón, desafiante, irrespetuoso y payasito. “Presidente de Dimayor se arrastra por el piso. Hora de sacar ese inepto payasito”, escribió en su tuwiter.

En otro de sus mensajes Iván Mejía le pide, casi que le exige al presidente de la Dimayor que  se baje el sueldo. “pagarle 70 palos a Tuerquita por meter mentiras con la TV. internacional y desafiar al gobierno es un acto de extrema insensatez. Vélez rebájese el sueldo, están en plena crisis y ¿usted ganando igual por hacer todo mal? Tenga vergüenza!!

Otro reconocido periodista como lo es Hernán Peláez Restrepo también criticó al presidente de Dimayor Jorge Enrique Vélez: “Ahora el político Vélez, presidente de Dimayor, dejando de lado la soberbia, clama por ayuda del Estado para el fútbol profesional. Es urgente averiguar qué le ofrece a cambio? Un juego transmitido por TV abierta? O seguirá pensando en enviarle factura de cobro?

Y así como Peláez y Mejía han criticado al dirigente Jorge Enrique Vélez por su actitud soberbia ante el Gobierno al principio, muchos otros comentaristas de todo el país se han venido lanza en ristre contra el directivo de Dimayor y le recuerdan su rotunda negativa al público ante la solicitud de no cobro por la trasmisión de los partidos por televisión.

Posición contraria, desde luego de dos comentaristas nacionales como César Augusto Londoño y Oscar Rentería. Pero, se entiende, ya que ellos son empleados de Win Sport + canal de televisión que es la que cobra las transmisiones televisivas de los partidos. Como excusa para disimular el cobro por televisión, Rentería y Londoño, han manifestado que como empleados de la empresa que transmite por TV. no pueden criticar ni hablar mal de dicha empresa en la que prestan sus servicios.

-Esto que pasa con la Dimayor y su ruego al gobierno me retrotrae a unas palabras del expresidente del Uruguay José “Pepe” Mujica en una entrevista reciente refiriéndose a la pandemia del mundo que se creyó sería un problema solamente de los chinos. Decía Mujica respondiendo a una pregunta que “estamos navegando en un barquito que se llama tierra. Dependemos unos de otros queramos  o no y los problemas de los otros también son los problemas de nuestros. Todo el mundo despotrica del Estado y ahora que las papas están calientes queremos que sea el Estado el que nos resuelva todo. Y el Estado tiene que tomar medidas, pero cuando tengo que hacer plata y hacer la mía que no se meta el Estado por favor..”

Cual boomerang, el dardo lanzado por Dimayor en cabeza de su presidente al gobierno se ha devuelto impactando en la jerarca del balompié profesional. Y bajo la incertidumbre de saber cuándo podrá reanudarse el entretenimiento de mayor audiencia para el público en el país, resta esperar que la pandemia del Covid 19 sea capaz de pasar lo más rápido posible, para volver al espectáculo preferido de los colombianos.

Comentarios