Inscripciones abiertas!
Artículo
Artículo
Artículo
El menor fue remitido en la madrugada del lunes al Camino Adelita de Char y murió este martes. En el recuadro el niño Jean Carlos Escorcia Vega.
5:13 pm. Martes 10 de Noviembre de 2015
Denuncian la muerte de un menor que según familiares sufrió de la tramitología de la EPS Mutual SER
5:13 pm. Martes 10 de Noviembre de 2015
El niño se cayó y sufrió un golpe en el abdomen el pasado sábado.

Una caída accidental terminó con la vida de Jean Carlos Escorcia Vega, el pequeño de 3 años que sufrió un golpe en el abdomen cuando corría en el interior de su casa el pasado sábado en el barrio Lomita Arena, municipio de Calamar, departamento de Bolívar.

Durante cuatro días los familiares nunca perdieron las esperanzas de regresar a su vivienda con el pequeño Jean Carlos para que disfrutara de una cuatrimoto de jueguete que había traído su papá de La Guajira.

El sábado 7 de noviembre el niño en medio de sus travesuras corría por toda la casa cuando accidentalmente resbaló y cayó boca abajo. Desde ese día comenzaron los dolores en el abdomen que desató su muerte cuatro días después.

Carmen Escorcia, abuela paterna del menor, contó lo sucedido desde ese sábado hasta la hora de la muerte del niño.

Carmen Escorcia, abuela paterna del niño.

“El bebé se resbaló y cayó, ahí empezó el dolor, lo llevé al Hospital Local de Calamar porque comenzó a quejarse de dolor, ahí le pusieron una inyección y después le dieron de alta. El dolor siguió y lo volví a llevar, otra vez le pusieron otro analgésico para el dolor y así continuó durante la tarde y la noche del sábado. En total le pusieron cinco ampollas para calmar el dolor. Me dijeron que llevara al niño el domingo para una radiografía porque no había luz en el municipio. Después de permanecer mucho tiempo en el hospital, una doctora me dijo que le veía la barriga rara y lo iban a remitir a un pediatra en Barranquilla, pero esa remisión nunca llegó. En la madrugada del domingo la doctora me indicó que ella me llevaba en la ambulancia y me dejaba en la esquina del hospital en Barranquilla y lo ingresara por urgencias”, contó la abuela.

En medio del desespero para ayudar a su nieto, la abuela aceptó. “Así fue me bajé en la esquina del Paso Simón Bolívar y lo metí por urgencias, eran como las 3 de la madrugada del domingo”.

En el centro asistencial comenzaron a revisarlo y a mirar lo que tenía el niño, manifestó la abuela. Sin embargo su estado era delicado y tenían que remitirlo a un centro asistencial de mayor complejidad.

“El médico me dijo que tenía un órgano dañado, y debían remitirlo para que le realizaran una operación. Desde las 8 de la mañana habían dicho eso, y que supuestamente antes de las 12 tenían que realizarle la remisión y no la hicieron. Le decía a los médicos y ni siquiera lo miraban. Nos tocó alterarnos para que lo remitieran ya que el niño estaba con el dolor. Un médico nos dijo que no era culpa de ellos, sino de Mutual Ser que no había conseguido cupo en ninguna clínica”, relató la abuela del menor.

Finalmente a las 12 y 15 de la madrugada de este lunes fue remitido al Camino Universitario Adelita de Char y de inmediato lo metieron a la Unidad de Cuidados Intensivos.

“El médico me dice que el niño está bastante delicado. Le pusieron una sonda y emezó a vomitar sangre, me dijo que no me preocupara porque ese era el líquido que tenía en el abdomen. Le hicieron varios exámenes”, dijo Carmen Escorcia.

Después de todos los exámenes, la abuela pudo hablar con el niño y el menor le dijo: “abuela vamos para mi casa. A él lo tenían amarrado para que no se quitara la sonda. Entonces me pidió que lo soltara y  lo solté, pero el médico me regañó”.

Con el pasar del tiempo al niño se le fue bajando la hinchazón del abdomen.  

“Pensé que estaba mejor, y me di cuenta que lo estaban reanimando, me dijeron que había vomitado y le dio un paro, lo sedamos y está bien”, explicó.

A las 5 de la mañana la abuela paterna salió del hospital y le dijo a su hijo (padre del niño) que se iba a bañar que volvía más tarde.

“Cuando volví a las 6 de la mañana me dijeron que había muerto”.

La trágica noticia afectó a todos sus familiares que desconsolados lloraban en las afueras del Camino Universitario Distrital Adelita de Char.

Familiares del menor desconsolados en las afueras del centro asistencial.

El pequeño Jean Carlos era el hijo mayor entre Jean Carlos Escorcia y Andrea Carolina Vega, ya que en los próximos días nacerá su hermanito menor.

Los familiares siempre recordarán a Jean Carlos como un niño travieso que siempre le daba alegría a la vivienda y era querido por sus vecinos del barrio Lomita Arena en Calamar, Bolívar.

Te puede interesar

Artículo
https://twitter.com/i/videos/tweet/1205267186773876736
Artículo