Universidad Metropolitana
El inmueble objeto del litigio.
3:39 pm. Martes 09 de Agosto de 2016
Lío por dobles dueños: no conocía de compra de la casa, dice abogado demandante
3:39 pm. Martes 09 de Agosto de 2016
Los poseedores aseguran haberla comprado y denuncian a una abogada como ‘cerebro’ del negocio.

El abogado Álvaro Páramo Samper aseguró que nunca tuvo conocimiento de la existencia de una relación de compra de una vivienda sobre la cual interpuso un proceso Reivindicatorio de Dominio.

Se trata del drama denunciado por Carmen Nereida Argüelles Beleño, quien asegura haber comprado el inmueble ubicado en la calle 83 No. 15-59, barrio Los Almendros de Soledad, avaluada en $32 millones.

El negocio fue protocolizado con la abogada Shirley del Carmen Deulufeuth Serrano, con la firma de la promesa de compraventa en la Notaría Segunda de Barranquilla.

Según Páramo Samper, Betty Arias de Ávila, “propietaria en ese momento del inmueble de la discordia, fue una acreedora del Fondo Nacional del Ahorro (FNA), la cual se encontraba inmersa en un proceso hipotecario que se le seguía en la oficina, ante el Juzgado Segundo civil del Circuito de Soledad, por solicitud del Fondo, en atención a que se encontraba en mora en su deuda”.

Afirma que a su oficina se presentó la abogada Shirley Deulufeuth Serrano, señalando que había presentado una propuesta ante el FNA para el pago total de la deuda, con un poder que le había extendido la propietaria (Betty) para adelantar los tramites ante el Fondo y acordar el pago de los honorarios del abogado.

Tiempo después llamó y solicitó una cita para acordar lo de los honorarios en su oficina del Centro Empresarial Las Américas, por $10.305.400, solicitando que le hiciesen un descuento especial, ya que la señora Betty Arias era de escaso recurso, quedando entonces en $5.200.000, de los cuales en ese momento abonó la suma de $4.000.000.

“Cualquier día se presentó a la oficina la señora María C. Jiménez Giraldo comunicándonos que venía de parte de la abogada Deulufeuth Serrano, por el paz y salvo, pero se le comunicó que tenía un saldo pendiente por pagar de $1.200.000. Días después se presentó la misma María C. Jiménez G., con el fin de pagar el total de lo pendiente de los honorarios dentro del proceso de la señora Betty Arias. Se le recibió el dinero y se le entregó el paz y salvo, el cual fue expedido a nombre de Betyy Arias, por cuanto es esta quien aparecía en el proceso y como deudora de FNA. El proceso se dio por terminado por orden del FNA, en atención a que la deuda había sido cancelada en su totalidad.

“Pasado un tiempo se presentó nuevamente a la oficina María C. Jiménez Giraldo, con el fin de que la asesorara sobre el caso relacionado a Betty Arias en donde me puse en auto, sobre la compra del bien inmueble a Betty Arias a través de un poder que la propietaria le había entregado a la abogada Deulufeuth para que vendiera. La cual ella (María) compró y registró, pero la abogada no le entregó la posesión del bien inmueble, y que además no la podía ubicar. Me solicitó asesoría y que podía hacer para que le entregaran el bien.

“En un comienzo le recomendé que como no había sido posible ubicar a la abogada Deulufeuth para la entrega del bien inmueble, se presentara ante las personas que se encontraban viviendo en el inmueble en su condición de nueva propietaria. Encontrándose con sorpresa de que las personas que la habitaban no se encontraban como arrendataria, sino como poseedora”.

En su concepto, “está claro, como abogado litigante, puedo representar legalmente a cualquier persona natural o jurídica que yo estime conveniente, en atención a que no tengo impedimento ni legal, ni ético que me lo impida hacer”.

A partir de ese momento, agregó, “en mi condición de abogado entré a representar legalmente a la señora María C. Jiménez G., presentando un proceso Reivindicatorio de Dominio en contra de la poseedora Carmen Argüelles Beleño y contra la abogada Shirley Deulufeuth Serrano, ante el Juzgado Civil Municipal de Soledad (reparto), con el fin de que le fuera entregado el bien inmueble ya que mi representada había comprado y realizado todos los trámites para legalizar el bien inmueble a su nombre. Le presenté la demanda la cual por reparto cayó en el J2CMSoledad, fue admitida, se empezó a desarrollar los trámites procesales de rigor y dentro del debido proceso se le notificó a Carmen Argüelles la cual se hizo parte a través de apoderado. En cuanto a la abogada Deulufeuth no fue posible notificarla personalmente (correo certificado) ni emplazándola (prensa) y no sabíamos el lugar de residencia. Dentro de los trámites procesales le solicité al juzgado le nombraran curador adliten, para que la representara dentro del proceso”.

Finalmente, en cuanto a que el Juzgado del conocimiento desvinculara del proceso a la abogada Deulufeuth Serrano, “es el Juez quien debe dar las razones del caso y no entiendo porqué el apoderado de la señora Carmen Argüelles lo permitió, puesto que ella había sido incluida en la demanda, para que respondiera con la entrega del bien inmueble”, puntualizó.

La parte de Carmen Argüelles denuncia como ‘cerebro’ de toda esta operación a la abogada Shirley Deulufeuth Serrano.

 

Corporación Educativa del Litoral
Artículo
Universidad Simón Bolivar
Artículo
Triple A