Los emprendimientos fueron desarrollados en época de pandemia.
10:00 pm. Domingo 09 de Agosto de 2020
¿Emprender o quedarse de brazos cruzados?: 4 profesionales cuentan sus historias durante la pandemia
10:00 pm. Domingo 09 de Agosto de 2020
Desde picadas, salsas, postres y un proyecto piscicola.

Un arquitecto haciendo salsas, un periodista con una venta de picadas, una odontóloga de repostera, una ingeniera industrial con un proyecto piscícola, entre otros.

Es la realidad de los pequeños emprendimientos en época de pandemia y que, sin duda, aportan a la economía de cientos de profesionales que quieren mantener sus ingresos.

Para realizar estos pequeños negocios,  hay que tener una mente abierta, los sueños con coraza y el temple necesario para saber que se puede tener  éxito a pequeña o mediana escala, pero también estar preparados por si el cálculo no sale bien.

Por eso hoy día están en boca de todos palabras como reinventarse, innovar o emprender, que es a lo que algunos en Barranquilla le apuntaron: a proyectos que no tienen que ver con sus profesiones, porque simplemente les nació la idea en estos últimos cuatro meses cuando la pandemia del coronavirus tocó la puerta de más de uno y les exigió prácticamente no desfallecer.

Fabián Ahumada, un arquitecto, cuenta que siempre le gustó comer bien y con salsas. Tenía como inquietud la cocina "y más que un emprendimiento es una pasión por hacer de la cocina un elemento por alegrar a mi gente en un momento tan difícil como el que nunca habíamos pasado".

"Así surgió la idea de hacer unas salsas pensando en este confinamiento y sabiendo que  la gente tenía que buscar nuevas alternativas de pasar en sus casas y que las actividades iban a ser posiblemente haciendo asados  o sancochos sus fines de semana", anotó.

Es así como en menos de un mes pudo vender unos 80 frascos de salsas, picante y chimichurri. "La verdad que esto del emprendimiento no pensé iba a ser la nueva ola de negocios familiares y el medio de subsistencia de muchas personas", anotó.

Fabiá Ahumada emprendió con las salsas picante y chimichurri.

 

Para Fabián, este emprendimiento fue más una decisión para superarse él mismo y no cruzarse de brazos. Para él, lejos de las críticas lo que ha recibido es apoyo con ideas, por lo que no descarta que después de esta pandemia siga con sus salsas porque son su pasión. 

Market Place, un grupo de WhatsApp creado por Erika Astrálaga Merlano, es un ejemplo de lo que hoy día están haciendo muchos barranquilleros por mostrar sus emprendimientos. En solo un día llegó a tener 140 participantes cada uno promocionando sus productos. 

"Es importante decirles a las personas que es posible emprender, no es fácil pero realmente es una gran experiencia", anotó Astrálaga Merlano quien promociona a través de Instagram las acciones de los emprendedores.

El camino para emprender

Muchos no se quedaron con los brazos cruzados, el mes de marzo pasó y algunos pensaron qué se podía hacer, llegó a abril y unos cuantos comenzaron a planear y a ejecutar lo que iban a hacer, porque el asunto iba para rato. Y hoy en agosto, algunos ya llevan tres meses de experiencia en sus emprendimientos.

Uno de ellos fue el periodista Lewis Forest, junto con su esposa la videógrafa Disney Bonilla y su hijo mayor, creó una famiempresa de picadas, que las distribuye a domicilio en un paquete de cinco bandejas de antojitos, combinadas entre deditos de queso, empanadas rancheras o hawaiana, más una gaseosa familiar.

Para Lewis, "el periodismo independiente pasa por una evidente crisis, al no estar en funcionamiento las empresas por la pandemia es poca la publicidad que quieren hacer; sin embargo, hay empresas que ya tenían ordenada una pauta y siguieron".

"Todo comenzó con la necesidad de una entrada extra y mi hijo no tenía trabajo, entonces entre las dos familias decidimos unirnos y crear Antojitos Deditos y Empanadas... Es una decisión que siempre uno teme, era un campo desconocido, pero quedarnos de brazos cruzados no era una opción", sostuvo.

Lewis proyecta que "despues de que todo pase el emprendimiento continúa y queremos llevarlo a un nivel mucho más avanzado, el camino avanzado hasta ahora ha sido, aunque exitoso, lleno de continuos obstáculos, que después de superarlos, nos anima a seguir cada vez y a continuar".

Reconoce que aunque mucha gente le habla y le dice que es un ejemplo, "detrás de un emprendimiento hay temores, pero cuando se superan y todo se da de manera positiva, hay alegrías y satisfacciones; siempre lo decimos con mi hijo, no estamos todavia a donde queremos llegar, pero tampoco estamos donde iniciamos"

El comunicador envió un mensaje a la gente que quiere emprender y "es que no tengan miedo, emprender es una opción para no quedarse en el camino, las oportunidades se tienen que aprovechar al máximo y cada día que amanecemos vivos es una oportunidad"

Paola Henao contó su experiencia en el grupo de ventas, "soy odontóloga, durante la pandemia me tocó suspender mi trabajo y decidí emprender como repostera, siempre me ha gustado la cocina, pero nunca me imaginé que pudiera ser remunerado mi amor por ella".

"Estoy haciendo flanes cremosos con mucho amor. Ya inicié a laborar como odontologa nuevamente, pero sigo adelante con mi emprendimiento", dijo.

Cremosos Pao Henao.

Henao, quien promociona sus delicias en Instagram bajo el concepto 'cremoso.paohenao', dijo que está "feliz de haber perdido el miedo a territorios desconocidos para mí".

Por su parte, la ingeniera industrial Laura Donado Sanclemente le da vida junto con su familia a un proyecto llamado Agrodosan, en el que cultivan pescado, frutas y hortalizas, entre otros.

"Siempre hemos sido una familia que nos ha gustado echar hacia delante sobretodo en los momentos difíciles, y vimos en esta pandemia una oportunidad para  introducir nuestro producto de calidad que ha gustado mucho a nuestros clientes por su sabor y frescura. Además nos ha permitido generar empleo a gente de la zona  donde tenemos el proyecto", comentó.

El pescado de Agrodosan.

Ella tiene claro que este emprendimiento sigue. "El mercado nos ha mostrado el gran interés por consumir productos de buena calidad y frescura que vengan directamente del campo a sus hogares, lo cual, nos permitirá introducir nuevos productos del campo cultivados por nuestra empresa", anotó.

Reconoce que como en todo emprendimiento "siempre existe algo de miedo"- "Hay personas que son escépticas a este tipo de proyectos y te siembran duda sobre el éxito del mismo, pero ahí es donde está el reto, la confianza y las ganas de uno como emprendedor de sacar adelante su idea de negocio", comentó la joven.

Dijo que "es muy gratificante porque ha sido un trabajo arduo en familia que ha dado buenos resultados y la mayoría de la gente nos ha felicitado y nos ha motivado a continuar  con nuestro emprendimiento hasta dándonos sugerencias para el crecimiento de la empresa". 

La crisis puso en evidencia fallas del mercado: experto

José Polo, experto en innovación,

"Existen dos personas en los tiempos de crisis: 'los que lloran y los que venden pañuelos', nosotros tenemos pañuelos en promoción, hay que siempre buscar la forma de agregar valor".

Así  explica lo que está sucediendo frente al tema de emprender, innovar y reinventarse en esta época del coronavirus, el Ph.D en economía aplicada, José Polo, director del Centro de Excelencia en Sistemas de Innovación.

Como consultor dice que "la crisis lo único que ha hecho es poner en evidencia muchas fallas del mercado muchos problemas no resueltos y abierto la posibilidad de crear nuevos negocios",.

Para crear nuevos negocios dijo, hay "cuatro etapas, primero diseñar el usuario ideal, no es concentrarse en entender quién tiene el problema hoy sino qué personas podemos nosotros convencer que nuestra solución funciona, que nuestra solución sirve, para eso necesario pensar de una forma diferenciada, en el usuario ideal, quién es ese cliente ideal que nosotros queremos llegar a atender".

Indicó que "el segundo paso es encontrar realmente cuál es el problema que le molesta a este usuario y cuando encontremos  ese problema, de ese segundo paso pasamos al tercero que es crear soluciones simples, completas y adorables; tiene que ser simple nosotros tenemos el defecto de pensar siempre en la complejidad entre más sofisticado sea mejor  y en realidad eso no funciona".

Y por último "diferenciar el modelo de negocio, busquemos maneras atrevidas de monetizar la solución que  nosotros estamos creando; esos cuatro pasos son necesarios para generar un proceso innovador, un emprendimiento de alto impacto: crear el nicho de mercado ideal, responder realmente cuál es problema que afecta este nicho de mercado, crear soluciones simples, adorables y completas, y diferenciarse en el modelo de monetización"

La reinvención

"El proceso de reinvención no es hacer lo mismo que se estaba haciendo antes, el proceso de reinvención consiste en entender dónde están las necesidades no observadas, dónde están los problemas, los dolores que tienen los clientes o los usuarios y resolverlos con una agregación de valor diferenciada. Muchas personas están diciendo que se están reinventando por hacer lo mismo de una forma diferente, resolviendo el mismo problema" , dijo Polo.

"Deberíamos concentrarnos en los problemas que están enfrentando los usuarios y los clientes en estos momentos y los problemas que tendrán en el futuro para hacer una reinvención una mayor agregación de valor", aconsejó.

 

Te puede interesar

Artículo
Artículo