Inscripciones abiertas!
Canal de interconexión en Sabanagrande.
12:52 pm. Miércoles 20 de Noviembre de 2019
CRA recuperó zonas estratégias para mitigar impactos del cambio climático
12:52 pm. Miércoles 20 de Noviembre de 2019
Con la recuperación de los diferentes cuerpos de agua del departamento.

El departamento del Atlántico posee una red de cuerpos de agua que depende en su gran mayoría del río Magdalena y el Canal del Dique, lo que le otorga a la región una singularidad que se dibuja en su cartografía, simulando a una gran isla, representado en aproximadamente 21.697 Has de ciénagas y pantanos, con un volumen cercano a los 454.577.500 m3 de agua. Está bordeado por cuatro cuencas con sus correspondientes subcuencas y embalses, la cuenca Arroyos directos al Mar Caribe, complejo de humedales de la vertiente occidental del río Magdalena, Canal del Dique y Ciénaga de Mallorquín.

Como cuerpo de agua de origen artificial, la región cuenta con el Canal del Dique, que constituye una bifurcación del río Magdalena, considerado la arteria fluvial más importante del país y el departamento Atlántico, por ser la principal fuente de agua dulce y por sus favorables condiciones de navegabilidad. Desde el punto de vista ecosistémico, la cuenca del río alberga un complejo de humedales conformado por más de diez ciénagas, un sistema de arroyos y microcuencas con una rica diversidad.

En el último cuatrienio 2016-2019, la Corporación Autónoma Regional del Atlántico C.R.A, bajo la Dirección de Alberto Escolar Vega, ejecutó obras de mitigación al cambio climático en los cuerpos de agua del departamento, como la reparación y mantenimiento del dique transversal en el municipio de Palmar de Varela, con un manejo integral del sistema de ciénagas de los municipios de Santo Tomás, Palmar de Varela y Sabanagrande, donde actualmente se avanza en el suministro, construcción y montaje de una estructura de regulación hídrica deslizante doble del complejo lagunar de humedales, ubicado en la margen oriental del Atlántico, con un porcentaje de ejecución física del 67%.

Durante estos años, la autoridad ambiental departamental ha intervenido zonas estratégicas del Atlántico, como la zona del embalse El Guajaro, con obras de reparación y mantenimiento de las estructuras de regulación hídrica en El Porvenir y Villa Rosa, para la regulación del cuerpo de agua. Otras zonas críticas en el municipio de Puerto Colombia, han sido objeto de intervención como los arroyos La Rosita, El Ancla y Salgar y en el municipio de Malambo, como el arroyo San Blas.

Los Alcaldes saliente y entrante con el Director de la CRA, en una visita a las obras.

Sostenibilidad de las ciénagas 

Además de otras acciones que se han realizado para garantizar la sostenibilidad de las ciénagas de Sabanagrande y El Convento, con la  remoción de sedimentos en el caño de interconexión, que impedían el correcto funcionamiento hidráulico.

La C.R.A. recuperó la capacidad de almacenamiento de agua de la laguna de Luruaco, mediante un dragado en los sectores aledaños a los puntos de descarga de los arroyos Limón y Negro, retirando 330.898,52 m3 de sedimentos, evitando que la pérdida de volumen de la laguna genere una disminución visual de su espejo de agua.

Para minimizar el impacto de la grave problemática de saneamiento ambiental en algunos municipios del Atlántico, la autoridad ambiental centró esfuerzos en zonas para la descontaminación en los cuerpos de agua. 

Por ejemplo, en el municipio de Campo de la Cruz, se  realizaron las actividades de adecuación del segundo módulo de la Laguna Facultativa y en Piojó inició la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales -PTAR-.

En cuanto a ecosistemas que requerían recuperación las acciones apuntaron a mejorar las condiciones ambientales del caño de Ponedera, el cual se encontraba altamente contaminado por la presencia de aguas residuales en su cauce, con un avance hoy del 79.5%, que representa 3.106 metros de los 3.906 contractualmente establecidos.

Trabajos de dragado en la Laguna de Luruaco.

En el embalse El Guájaro

Uno de los humedales más representativos de departamento del Atlántico es el embalse El Guájaro, definido como ecorregión estratégica y a su vez, es considerado como el segundo más importante por su extensión y productividad dentro de los de su tipo en el país según la FAO. 

En este embalse se realizó un dragado de mantenimiento y disposición de sedimentos de la zona 5, para la recuperación de la conectividad hídrica y la sostenibilidad del ecosistema estratégico, para lo cual ya se adelantaron los permisos de ocupación del cuerpo de agua ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA).          

Otro cuerpo de agua que ha sido objeto de importantes intervenciones por parte de la autoridad ambiental es la ciénaga Rincón o Lago el Cisne, que luego de haberse secado en su totalidad, recibió una importante inyección económica por parte de la C.R.A., que realizó una intervención para la operación del sistema integral de captación, tratamiento con biotecnología y reúso de las aguas del Arroyo León, para garantizar la sostenibilidad hidráulica de la ciénaga que incluye suministro e instalación de sistema de aireación y recirculación, acciones que han tenido mantenimiento continuo.

Mejoramiento en el embalse de El Guájaro.

Los temibles arroyos en Barranquilla y Soledad

La Corporación Autónoma Regional del Atlántico también ha jugado un papel fundamental en el proyecto que adelanta el Distrito de Barranquilla para la canalización de los arroyos de la ciudad, siendo la C.R.A. la entidad que financia y contribuye para la ejecución de las obras en los siete arroyos más peligrosos:

- Arroyo de la carrera 21 entre calles 53D y 30, incluidos sus afluentes.

- Reconstrucción vial y canalización del arroyo La Felicidad, desde la carrera 41 con calle 63B hasta la calle 48 con carrera 54, incluido afluente de la calle 52 con carrera 38.

- Reconstrucción vial y canalización del arroyo de la calle 76 entre carreras 44 y 54 y de la calle 75 entre carreras 44 y 52.

- Reconstrucción vial y canalización del arroyo de la carrera 65 desde la calle 62 con carrera 47 hasta la carrera 65 con vía 40.

Obras de canalización en el arroyo El Salao.

- Reconstrucción vial y canalización del arroyo Hospital, desde la calle 44 con carrera 29 hasta la carrera 35 con calle 17.

- Reconstrucción vial y canalización del arroyo de la calle 92 con carrera 51B hasta la calle 91 con carrera 65.

- Reconstrucción vial y canalización del arroyo de la calle 58 – Base Naval.

Por otro lado, en el municipio de Soledad, el temible arroyo El Salao está a punto de llegar a su fin, tras años de arrasar con muchas viviendas en esta población, donde ya se han canalizado 2.800 metros lineales de 3.700 que permitirán acabar con la angustia que por más de 30 años han padecido los soledeños.

Te puede interesar

Artículo
Artículo
Artículo