Universidad Metropolitana

Galerías

La vida y el mundo es un solo Carnaval, en el eterno retorno de Joselito

Participante del Carnaval de Venecia (Italia) con máscara.
Participantes del Carnaval de Venecia (Italia) usando máscaras.
Participantes del Carnaval de Venecia (Italia) en las emblemáticas canoas.
Participante del Carnaval de Venecia (Italia) con máscara.
Integrantes de la comparsa inclusiva Balelé en Uruguay.
Integrantes de la comparsa inclusiva Balelé en Uruguay.
Integrantes de la comparsa inclusiva Balelé en Uruguay.
Hombre con máscara de calavera en Carnaval de Río de Janeiro.
Mujer disfrazada de Joker participó de la comparsa callejera para niños "Gigantes da Lira".
Celebración de Carnaval en Río de Janeiro (Brasil).

El Carnaval es una expresión cultural que se festeja antes de la cuaresma cristiana (Miercoles de Ceniza). Por estas fechas varios países están celebrando con disfraces, grupos folclóricos, bailes autóctonos y desfiles esta fiesta universal.

El carnaval realizado anualmente en Venecia, Italia, es considerado como uno de los mejores del mundo, este tiene su origen en el 1662 y durante los 10 días que dura los visitantes del carnaval se disfrazan y usan las características máscaras de porcelana. 

Mientras tanto en Montevideo (Uruguay), integrantes de la comparsa inclusiva Balelé participaron durante su desfile de Llamadas. "Dar espectáculo" es el objetivo de esta agrupación que, como las demás, dedica largas horas de ensayo antes de desfilar en Carnaval, e incluso un poco más que el resto, porque el sonido de los tambores y los guías que salen con ellos son sus únicas referencias sensoriales.

Cientos de bandas callejeras se volcaron en las calles de todo Brasil para anticipar el Carnaval, la fiesta popular más multitudinaria del país, que cada año tiene su epicentro en la ciudad de Río de Janeiro.

Estas bandas, conocidas como "blocos", llegan a ser seguidas por decenas de miles de personas y son para muchos la más auténtica expresión del Carnaval más popular y la antítesis del desfile de las escuelas de samba en el "Sambódromo", cuyos precios este año no bajan del equivalente a 90 dólares, impagables para muchos.

Con información de EFE

Comentarios