Universidad Metropolitana

Galerías

China cuida sus guerreros de Terracotta

Los soldados y caballos de tamaño natural son estatuas funerarias enterradas en pozos cerca de la tumba de Qin Shi Huangdi, también conocido como el primer emperador de una China unificada.
Cada una de las estatuas tiene una expresión facial y un peinado diferente.
La mayoría de las estatuas de guerreros se han encontrado en tres fosas principales.
El ejército de terracota es solo una parte de una necrópolis mucho más grande.

Más de 20 arqueólogos, 25 restauradores profesionales y 60 técnicos trabajan en el museo del Ejército de Terracota en Xi'an, provincia de Shaangxi, China, tras ser hallados otros 220 guerreros.

Lan Desheng, subdirector del Centro de Proyectos de Restauración y Protección de Reliquias Culturales de Pintura Cerámica de Shaanxi y bibliotecario adjunto de investigación del Mausoleo Qin Shihuang, sostiene: "por tercera vez, encontramos más armas como arco y flecha, espadas largas y cortas, así como tambores".

El Ejército de Terracota de 2.200 años de antigüedad es considerado uno de los mayores descubrimientos arqueológicos de todos los tiempos.

Desde que fueron descubiertos accidentalmente por los agricultores en 1974 en las afueras de Xi'Äôan, Shaanxi, más de 8.000 esculturas guerreras han sido excavadas hasta hoy.

Al ingresar al hoyo más grande del museo, los visitantes pueden ver miles de esculturas de guerreros y caballos parados en filas.

Cada una de las estatuas tiene una expresión facial y un peinado diferentes y se cree que los artesanos las modelaron siguiendo a hombres reales.

La altura promedio es de 190 cm, mucho más alta de lo que habrían sido los chinos en ese momento.

La mayoría de las estatuas de guerreros se han encontrado en tres fosas principales, pero hay otras en las que se descubrieron esculturas no militares, incluidos funcionarios, acróbatas, hombres fuertes y músicos.

Explicó que cuando los agricultores encuentran algunas esculturas, deben informar a la oficina de gestión de Reliquias Culturales que examinará el parámetro y recogerá los fragmentos.

''Me emociona cuando termino la reparación de esculturas hechas de muchas piezas rotas. Como un rompecabezas o como un médico que cura a un paciente", indicó.

EFE

Comentarios