Angélica Redondo, viuda de Édgar Perea.
11:52 am. Miércoles 13 de Abril de 2016
"Este partido no lo voy a ganar" le dijo Édgar Perea a su esposa días antes de morir
11:52 am. Miércoles 13 de Abril de 2016
Angélica Redondo ya está en la Catedral.

El Campeón estaba entre las cuerdas de la vida y en medio de ese combate cruento le dijo en los últimos días a su esposa Angélica Redondo que "este partido no lo voy a ganar". Lamentablemente acertó.

"Los últimos días fueron bastante traumáticos porque recayó y en la crisis que le dio me dijo: 'este partido no lo voy a ganar", contó Angélica Redondo, esposa del narrador.

A esa pesimista aseveración, ella contestó, "tranquilo, que te vas a mejorar", pero no fue así, "él se fue desmejorando y se me fue el Campeón".

El tratamiento en las vías respiratorias inflamó las cuerdas vocales del Campeón, quien también le dijo otra frase a su esposa en ese momento, "se apaga la voz de mi patria querida".

Redondo cuenta que la preocupación de Perea hasta último instante fue la voz que lo hizo famoso. "Édgar, tranquilo que tu vas a mejorar la voz, te vas a mejorar", dijo.

Su forma de ser

Angélica supo lidiar durante 8 años de matrimonio con un afamado mujeriego como el Campeón, quien varias veces le admitió que "yo era tremendito". "Lo ajuicié. Eso que le gustaban las monas y se quedó con una pelinegra". Redondo dijo que Perea "era romántico, dulce y detallista".

Redondo espera tirar las cenizas del Campeón al mar, no sabe si finalmente irán al Metropolitano​